domingo, 11 de julio de 2021

¿Será posible dejar las mentiras de lado?

 

MIÉRCOLES, 16 DE JUN. DE 2021 04:35

Hay algo que me ha molestado siempre de ti: las mentiras y las omisiones conscientes.

Es un tema delicado para mi porque si hay algo que caracteriza mi vida es la búsqueda permanente de la verdad. En todo y en todos (las personas que amo: para nada me interesa conocer los detalles de la vida de los vecinos ni la gente que ha trabajado conmigo).

Tú crees que yo soy una persona preguntona y la verdad es que no soy así. Jamás ando indagando acerca de la vida de nadie. Soy la antítesis de la vieja bisagra. Es más, me carga sobremanera la gente copuchenta y cada vez que intuyo que alguien está a punto de ponerse a chismorrear conmigo, los paro en seco o me alejo con cualquier excusa.

Contigo es diferente, lo admito, pero no se trata de un intento de entrometerme en tu vida. Lo que trato de hacer es conocerte, volver a conocerte y me lo haces muy difícil porque nunca me cuentas nada de ti, tengo que llenar los vacíos con presunciones y tú sabes lo que eso significa. ¿Tendrás una idea de la desilusión que me causa tener que sacarte cosas con tirabuzón o -peor aún- descubrir tus mentiras?

Pero fíjate que a pesar de tu edad, culpo más a tu madre. Fue ella quien te enseñó a vivir así:

ocultando cosas, callando otras tantas y te hizo creer que esa una forma de vida adecuada, hasta normal, pero debes saber que no lo es.

Tengo la impresión que para ti la complicidad malsana de esconder verdades a terceros o compartir secretos a través de las mentiras es una expresión de amor.

Lo último que yo quisiera en mi vida es conducirme en base a mentiras y vivir estresada pensando que cualquiera me podría descubrir.

No, fíjate que yo quería estar contigo y ser tu pareja, que me quisieras y me permitieras quererte, pero quererte bien y que me quisieras bien, sin recurrir a patrones de relacionamiento tóxicos. Quería que tuviésemos un amor bonito, sin dobleces, sin secretos, sin peleas tontas ni venganzas pueriles. Quería que aprendiéramos juntas a amar bien, a relacionarnos de manera sana, a confiar y construir desde el amor, desde la entrega mutua.

Quise tantas cosas que no van a ocurrir.

Me viene una pena gris (no negra) al percatarme que solo yo quise eso. Mientras, tú solo trataste de dejarme lo más al margen posible de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina tranquilo, opina sin pena

Últimas palabras

  20 de julio de 2021 Es probable que esta sea la última vez que escriba en este diario y lo de por cerrado para siempre. A pesar de todas ...