martes, 13 de julio de 2021

La serie/tu recuerdo

 

JUEVES, 1 DE JUL. DE 2021 06:49

Ver la serie que me recomendaste es bueno y malo a la vez. Tenías toda la razón. Me recuerda a ti, a nosotras.

Es bueno por eso, porque no puedo evitar reemplazar las escenas de sexo por nuestros encuentros...y es que mi memoria está colmada de ellos, de esa pasión desbordada con que la gente fantasea a veces, pero que para nosotras fue absolutamente real. Desde la primera vez que nos besamos, sentimos esa química maravillosa que nos envolvía por completo, que nos hace olvidar que existe el tiempo, la gente; solo tú y yo existíamos y éramos reales.

Recuerdo tu piel, tan suave y tentadora, tu lengua en mi boca. Cómo explicarte que tu forma de besar era lo que yo soñaba encontrar desde que era adolescente, desde la primera vez que me puse a imaginar cómo era besarse, que se sentiría, cómo habría que hacerlo. Besos gentiles pero decididos, llenos de ansiedad, de ternura, eternos y perfectos. Únicos.

Esa primera vez, besándonos desenfrenadamente, pero tocándonos con  algo de timidez fue un descubrimiento inmenso, porque encontré en ti la horma de mi zapato, mi calce perfecto. No podía creer lo que estaba sintiendo, fue una explosión de sensaciones y me invadía la necesidad de hacerte mía y de entregarme a ti. Fueron muchas horas sobre esa silla y yo montada sobre ti. Sin embargo, sentí que habían pasado 10 minutos. Recuerdo tu cuello, tus pechos, tus pezones turgentes que sobresalían de tu sostén, pidiéndome que los tocara (todavía recuerdo que frenabas todos mis intentos de avanzar). Recuerdo que solo pensaba en desnudarte. Mis ganas de ti me consumían, no me dejaban pensar con claridad. (y siempre fue igual, mi cerebro se desconectaba estando frente a ti y solo podía sentir, sentir el amor, la pasión, la ternura y la lujuria incontenibles que se apoderaban de mi en tu presencia y ver que te pasaba lo mismo y no lo disimulabas, me encendía el doble, el triple).

Pensar que tuve que aguantar una semana completa más para verte desnuda, para tocar con propiedad todo tu cuerpo. Fue una semana llena de ansiedad, de impaciencia y sensaciones potentísimas, esperando por ti.

Para cada nuevo paso, cada incursión más profunda, me hiciste esperar, pero no me quejo, porque la espera intensificaba aún más mi necesidad de ti y hacía que cada encuentro fuera aún más candente, más deseado y explosivo.

Ya lo intuía desde antes de conocernos personalmente, pero esa noche fue el comienzo de una nueva vida para mi.

Han transcurrido casi veintidós años desde que nos conocimos, desde que descubrí contigo que hacer el amor no es necesariamente un acto mecánico de desahogo, sino que puede ser la expresión menos pensada y más completa de los sentimientos, cuando confías tanto en otra persona, que le entregas todo, de verdad todo lo que tienes dentro, sin temor ni pudor, para que te vea de una manera en que nadie más te ha visto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina tranquilo, opina sin pena

Últimas palabras

  20 de julio de 2021 Es probable que esta sea la última vez que escriba en este diario y lo de por cerrado para siempre. A pesar de todas ...