lunes, 31 de mayo de 2021

Se va


Date:    21 de abril de 2021 a las 20:32:04 CLT

 

Hoy quería hablar contigo, como siempre pero se me hizo tan difícil.

La vida por acá está complicada, áspera y distendida a la vez ¿será eso posible?

No es primera vez que pregunta si se va y le respondo afirmativamente. La única diferencia ha estado en mi actitud. Antes se lo respondí con rabia y hasta le ayudé a armar sus maletas (y no se fue)

Yo ahora me siento sin fuerzas suficientes ni para abrirle la puerta. Sé que va a echar pie atrás y cuando eso suceda, de alguna parte tendré que sacar la energía que necesito para lograrlo. Tal vez sea casi una forma de suicidio porque a pesar que todo acá es un despelote infernal, igual hay cosas que no soy capaz de hacer. A qué puedo echar mano?

Veo todas las puertas cerrándose a mi alrededor. Algunas las cerré yo, otras fueron portazos directos a mi cara.

No voy a pedirle ayuda a nadie porque nadie tiene por qué gastar su tiempo ni su energía en mi (además que ya no tengo contacto con nadie)

Al final, mi madre y la bruja que alguna vez me vio la suerte tenían toda la razón. Me voy a morir sola.

De verdad pienso que hay gente infinitamente más mala que yo y que han tenido un destino muy diferente. Quizás me autoengaño y de verdad merezco todo lo que me pasa. Tal vez yo esté tan chalada que mi mente tergiversa todo.

No me digas nada


Date:    21 de abril de 2021 a las 12:34:20 CLT

 

Intuyo lo que vas a decirme y te voy a pedir que no lo hagas. No se te vaya a ocurrir consolarme y perder con eso mi disminuido orgullo y  mi poquita dignidad. Tampoco me expliques nada. La vida es como es y yo sabré que hacer y cómo actuar.

Adicionalmente creo que te mentí (tal vez tuve mucha fe) El resto de la tarde y noche lo pensé exhaustivamente y llegué a la pesarosa conclusión que va a ser muy doloroso comunicarme contigo en estas circunstancias.  Quizás más adelante podamos ser amigas. Dicen que el tiempo todo lo cura, capaz que se cumpla en esta ocasión.

Tú sabes que soy orgullosa y aunque sea considerado un defecto, es lo último que me va quedando.

No es la primera vez que me pasa algo así y lo sabes pero no quiero experimentar nuevamente el dolor del rechazo y la humillación de la condescendencia.

 

Por último, quiero que sepas que no fue buena idea hacerme pisar el palito preguntándome quién era el amor de mi vida. Porque entonces, de buena fe de mi parte, me sentí aliviada y creí (reconozco que con una excesiva cuota de ingenuidad de mi parte) que podría abrigar una pequeña esperanza. No les des falsas esperanzas a las personas porque uno se aferra a ellas y el final se sufre mucho más. (Si es posible, no lo tomes como un reproche, porque es más bien un consejo).

 

La despedida es la misma: no guardo ningún rencor y que seas muy feliz en tu vida. Me voy atesorando los mejores recuerdos y echando al baúl los no tan buenos.

Un abrazo plantígrado pero solo virtual.

 

Si la próxima reencarnación va a ser igual, pasemos de largo, por favor)

 

Ahora me despido. Tengo, como podrás imaginar, una larga tarea por delante: 22 torres que derribar y no tengo siquiera un martillo.

 

Pd: te pido como favor personal que no cuentes ni muestres esto a nadie ni a tu pareja, por favor, déjame irme con la mayor dignidad que sea posible.

Llena de miedo, pero te lo dije

 

Date:    20 de abril de 2021 a las 23:48:35 CLT

 

Y te lo dije. Al menos lo principal. El resto no vale la pena escribirlo, contarlo ni recordarlo ¿para qué?

Supongo que sabía lo que pasaría. Lo intuía, al menos. Pero cuando una es porfiada, cuando la esperanza te gana casi siempre, no sé, obviamente no puedo echar pie atrás y desdecirme. Ya está hecho, ya está dicho. Y aún escribiéndolo ahora, sigo teniendo la esperanza. Es hora de matarla tan rápido como sea posible. Lo único que quiero es alcanzar a pedirte mañana que no me expliques nada, no hay necesidad. Asesinar esta poquita fe es tarea mía. No quiero que lo hagas tú. Por supuesto que podría soportarlo pero sería demasiado doloroso. Ya me pasó antes, ya sé como se siente y no quiero volver a experimentarlo jamás.

Supongo que te mentí. Sin quererlo realmente pero lo hice. Yo no puedo ser tu amiga. Qué más quisiera para no perderte del todo pero no puedo. 

Te repito mi hasta siempre del otro día, que probablemente ya borraste pero de algo te acordarás: que seas feliz.

 

Ps. Quisiera recriminarte por el pasado, por cada cosa equivocada, por cada mal paso que diste y que me hizo sufrir, por cada mentira y por cada espera. En cambio, solo puedo decirte que, al menos en esta pasada, no debiste preguntarme cosas que sabías que no podrías retribuir. Estuvo mal hacerme pisar el palito. Tenlo presente como un consejo por si alguna vez vuelves a estar en una situación como esta.

domingo, 30 de mayo de 2021

El covid y yo

 

Date:    20 de abril de 2021 a las 02:50:52 CLT

 

El sábado fue un día terrible para mi. He estudiado a fondo todas las vacunas y he leído los más variados papers.

Tengo claro que todas son experimentales pero hay algunas más peligrosas que otras. Sin tomar en cuenta a los conspiranoicos, siguen siendo tremendamente peligrosas y muy letales. Le transmití a la Cxxa toda la información disponible y parecía muy convencida de no vacunarse, sobre todo si le tocaba una de ARNm.

Otro tanto hice recalcando una y otra vez que, gracias a Dios, por su edad, a la tía le tocaría la coronavac. Y llegando a vacunarse, esta pusilánime indolente no fue capaz de darse la vuelta por donde llegó y, en cambio, aceptó que le inyectaran a ella y a mi tía esa mierda. Estuve a punto de echarla de mi casa y decirle que no quería volver a ver su puta  cara.

Capaz que mueran o se les desarrolle alguna enfermedad mucho peor que el COVID. No le hablé en todo el fin de semana. Hizo algo muy grave, además de traicionar mi confianza.

Pasar malos ratos agrava bastante mi condición. Estoy hecha pebre, física y mentalmente.

Menos mal tengo este desahogo. Ya sé, no me escucha ni me consuela, y, por lo mismo viene a ser lo mismo que quienes me rodean, pero al menos respecto del diario, no tengo ninguna expectativa de retroalimentación afectiva.

Necesitaba hablar contigo el sábado pero me ignoraste olímpicamente. Lo intenté nuevamente ayer y me dejaste nuevamente hablando sola. Lo intenté hoy otra vez (si seré patética) pero estabas ocupada.

Probablemente vuelva a escribirte o enviarte un meme con la simple esperanza del feedback que a veces se da.

No durará mucho más esta situación, porque no tengo la costumbre de mendigar. No estoy hecha para andar de patética por la vida. Además, como dice el dicho “a la fuerza no es cariño”.

Sé que no tengo derecho a pedirte nada pero respeto sí y un poquito de consideración, habida sea nuestra historia y que yo estuve para ti cuando me necesitaste, o eso creo yo. Desde el 2015 (si no es que antes) escuché cada cosa que sentías respecto de tu ex. Escuché todo lo bueno y tus razones para mantenerte con ella a toda costa (y me tuve que conformar) escuché todo lo malo y cómo te hacía sufrir, te esquilmaba y te daba por sentado (y por mucho tiempo me rumié sola esa rabia).

Soy bastante ermitaña pero no puedo explicar lo sola que me siento. Mis animalitos se han vuelto insuficientes.

Me hace falta que un humano se preocupe por mi, que me tienda una mano y me asegure que todo va a estar bien otra vez, aunque solo sea una mentira piadosa

Ya no soporto más esta vida. Traté por todos los medios de aceptarla, de buscarle el punto bueno y celebrar las pequeñísimas cosas que podían ser motivo de alegrías. Pero ya no me queda ningún motivo de jolgorio.

Mejor te cuento el día a día

 

Date:    16 de abril de 2021 a las 12:41:22 CLT

 

Me di cuenta que ayer -para variar- fui presa de mi incontrolable verborrea.

Dije cosas que debí haberme guardado y seguramente te abrumé con mis dramas absurdos y mi lloriqueo interminable.

Me percaté también que estoy puro mosqueando tu existencia. Tú tienes una nueva vida y tienes derecho a disfrutarla plenamente sin que nada ni nadie interrumpa tus procesos y tu tranquilidad.

No debí, no debí y te pido perdón por todo.

Se feliz, aprovecha todo lo lindo y lo nuevo  que la vida tiene hoy para ofrecerte. Te lo has ganado, te lo mereces y no seré yo quien te traiga la amargura del pasado.

Podría alargar interminablemente este mensaje y decirte tantas cosas que pienso y que siento pero no tiene sentido.

A veces pienso que las cosas hay que decirlas y hay que decirlas todas y completas pero la verdad es que hay que hacerle caso a Sumo. Sabios letristas tenía ese grupo.

Un beso y un abrazo apretado. Has de cuenta que te beso en la mejilla y tomo suavemente tus manos.

Que te vaya lindo, vive a concho tu nueva vida y se feliz. Solo te deseo lo mejor, de verdad.

(Una sonrisa)

 

 

###### I am grateful for…

 

###### I will let go of…

El inicio

 

Date:    15 de abril de 2021 a las 00:04:51 CLT

 

Acá estoy otra vez. Una nueva hoja virtual para escribir porque la anterior se estropeó (o más bien la estropeé yo). Para decirme -o decirte- todas aquellas cosas que componen mi vida, aquellas cosas que me estructuraron de la manera que soy. Lo que me construyó, lo que me cambió y lo que me destruyó.

Te voy a contar (me voy a contar) mi historia, mi vida. Habrá cosas que ya sabes y otras que tal vez te sorprendan.

Quizás este sea sólo un esfuerzo vano, fútil, pero es lo que me va quedando por hacer antes de lo que pueda pasar en un futuro.

 

¿Te cuento cómo partió todo?

 

Nací (jajajaja, sí! Desde el inicio) a las 03:20 del xx de febrero de 197x. Fui prematura. De ocho meses. Mi madre tuvo complicaciones en todos sus embarazos pero dentro de todo, yo fui la que le causó menos problemas durante la gestación.

Quiero pensar que mis padres se querían pero mucho me temo que no fuera así. Del mismo modo, pienso que la familia de mi madre en pleno sospechó que mi padre era un vil interesado y tenían claro que mi madre merecía algo mejor y de hecho, no merecía a mi padre pero no porque hubiese sido zapatero (te había contado esto?) sino porque era un hombre que muchas veces podía ser abyecto y cruel. Los hombres pequeños suelen desbordar su pequeñez en su carácter.

Dos años después nació mi hermano y resultó que parecía que nos habían hecho con molde: la misma guagua, exactamente la misma. Sin embargo, a él mi madre lo amó con locura desde el día que nació. Yo era muy chica pero recuerdo que siempre lo quise, desde la primera que lo vi mientras mi madre lo mudaba.

Lo pasaba muy bien jugando con él pero pronto dejé de pasarlo tan bien a pasar continuamente angustiada de que tuviese cualquier accidente y es que mi madre -por adelantado- me hizo personalmente responsable de lo que le ocurriera a su amado ricitos de oro y ojitos de piscina. Debo reconocer que mis padres eran bastante racistas y tener una  hija semi rubia de ojos azules (que ese fue mi color como hasta los cinco o seis años) no era tan bueno como este hijo que era más rubio, más blanco y de ojos más claros...y que era hombre, además!

 

Siempre fui un poco adelantada en las cosas habituales que van logrando los niños. Empecé a hablar a los tres meses y caminé a partir de los seis; empecé a dibujar como al año y para cuando cumplí dos, tenía varias paredes enteras rayadas con copias de los monitos que veía en la tele. Antes del año no mamé más. Para mis padres, yo era como un prodigio de la naturaleza. Estuve en display todo ese tiempo de primera infancia, hasta que nació mi hermano. De ahí en adelante, no existí para nadie de mi familia, salvo quizás para una tía, que ya murió y cuya historia te contaré y más temprano que tarde.

Últimas palabras

  20 de julio de 2021 Es probable que esta sea la última vez que escriba en este diario y lo de por cerrado para siempre. A pesar de todas ...